Jueves, 19 De Octubre De 2017
Av. Països Catalans, 1, Miralcamp - 25242 Teléfono: 973 601701 Fax: 973 710102
ajuntament@miralcamp.cat

Historia

1 · 2 ...   »

MIRALCAMP EN LA HISTORIA

Miralcamp se encuentra situado en las tierras de la llanura de Urgell, en un lugar privilegiado de avistamiento encima del cerro llamado la Serra, desde donde se puede divisar toda la llanura de Urgell. Hasta la actualidad, los conocimientos históricos que hay de Miralcamp no permiten afirmar, hoy por hoy, la existencia de vida o de un posible poblamiento en época prehistórica. Esto no implica que esta zona hubiera sido inédita o totalmente desconocida por nuestros antepasados. Las investigaciones llevadas a cabo en sus lugares inmediatos evidencian restos materiales que nos constatan la existencia de actividad humana en lugares próximos al término que actualmente comprende Miralcamp. Desde el siglo VIII, las tierras leridanas se vieron invadidas por el elemento sarraceno. Esto formó una especie de franja, tierra de nadie, donde no hubo un proceso evolutivo en el cultivo de las tierras y la población. Hacia el siglo XI comenzó a haber allí una restauración cristiana en las tierras entre el río Segre y la zona de la Segarra. Los condes y sus obispos ayudaron a realizar esta tarea. A mediados de la década de 1070, el conde Ermengol IV de Gerb aseguró la línea fronteriza hasta Agramunt y Barbens, empalmando con las posiciones barcelonesas de Cervera y Anglesola. La empresa militar iniciada hacia el año 1078 permitió liberar toda la ribera del Sió y el Pla d'Urgell, este avance permitió emprender la repoblación de la plana de Urgell en sus dos sectores: Ribera del Sió y plana de Mascançà, al norte y al sur de la sierra de Almenara. Esta actividad organizadora de núcleos locales se desarrollará, sobre todo, a lo largo del siglo XII, tras la conquista de Lleida por Ramon Berenguer IV en 1149, y es en esta época donde encontramos la primera noticia documentada de Miralcamp. La primera noticia escrita que tenemos se remonta al año 1172, el documento "Termini antiqui civitatis Ilerde", transcrito en el "Libro verde pequeño de la Paeria de Lleida", da a conocer los límites del reino sarraceno de Lleida al acabar la dominación musulmana. En los confines del Mascançà había: Els Arcs, Bellvís, Sidamunt (Sidamon), Miralcamp, Torregrossa y Juneda. Aparte también encontramos Miralcamp vinculado a la casa de Anglesola desde 1175. Bernat d'Anglesola hace testamento de sus bienes antes de partir hacia Toulouse con el ejército del rey Alfonso I el Casto, y deja a Geralde y a su marido todo el impuesto de salida de Miralcamp y Golmés: más adelante, el 27 de julio de 1179, Bernat d'Anglesola vuelve a hacer testamento, y deja en este último a su hijo Pere en feudo el castillo de Miralcamp de su hermano Berenguer, el castillo de Sidamunt (Sidamon) y también el de Alcoletge, Mollerussa y Fondarella. Finalmente, Bernat d'Anglesola hace su definitivo testamento en 1182 y consta como señor de los castillos de Miralcamp, Paganell, Golmés, Ventoses, Gerb, Sidamon, Fondarella y Anglesola. El topónimo de Miralcamp está muy vinculado a su situación privilegiada de vigía respecto a la llanura de Urgell y la primera vez que es mencionado en 1172 sale con el nombre originario de Miralcamp.

NUESTROS ANTEPASADOS

El poblamiento de la Catalunya Nueva, dentro de la cual se encontraba Miralcamp, se realizó con un empujón definitivo en el siglo XII, una vez alejado el peligro musulmán. Los que vinieron a estas tierras procedían de lugares de Catalunya Vieja o del Norte de Catalunya, los contados de Urgell o del Pallars. Respecto al número de habitantes de la villa de Miralcamp, no se tiene ninguna noticia hasta el fogaje de 1365 hasta 1370. Los datos que tenemos son de un censo de 37 fuegos en la villa de Miralcamp (unos 170 habitantes). Las pestes de mediados y finales del s. XIV diezmaron la población y la gente abandonó los campos. Se ha de pensar que, de 476.820 habitantes que tenía Catalunya en 1347, se pasó a 293.352 habitantes en los años 1378 hasta 1381.

LA ECONOMÍA MEDIEVAL

A lo largo de los siglos medievales, uno de los factores económicos principales fue la agricultura. Primeramente de autosuficiencia, para luego pasar a tener excedentes para vender. La economía en estos momentos era de tipo feudal. De esta manera, había un señor de la tierra y éste la dejaba cultivar a cambio de unos censos, beneficios y obligaciones por parte de los agricultores, a la vez que estos se sometiesen a su autoridad. De los tipos de cultivo, debemos tener presente, sobre todo, los cereales, el trigo, la cebada y la avena. El testamento de Pedro Serzano y de su mujer Guillemoneta (hecho en Miralcamp en 1408, por decreto del alcalde de la villa, Felip de Cubells, siendo señor de Miralcamp Jordi Caramany), es bastante revelador y nos da a entender algunos tipos de cultivos que se hacían en la villa. En el documento se hace inventario de las fincas y lo que se cultiva en ellas: hay una tierra que llaman de Na Pastora, que es yerma, un trozo en los prados, que tiene por límites a Antoni Batlle, el término de Vilaplana, Balaguer de Lluçal, y los Pubills de Suriguera, con Berenguer Prat y R.Canós. Más adelante, deja una viña también en los prados y otra en el camino de la villa. La viña era un cultivo muy importante en la Edad Media. Era uno de los principales cultivos de secano, proporcionaba al cuerpo del consumidor el calor para soportar las temperaturas frías de la zona. A continuación, el documento, menciona un huerto con un ferraginal (trozo dedicado a plantar forraje para las bestias), sembrado de cebada, un trozo en el charco, junto al término de Vilaplana, sembrado con trigo, cebada y azafrán . Y finalmente un trozo baldío en las horcas.

LA NOTARIA DE MIRALCAMP

Este testamento nos lleva a hablar de la Notaría de Miralcamp. Los primeros documentos se datan en 1383, en la venta de castellanía de Bellfort y términos, autorizado por Marcos de Villa, rector y notario de la iglesia de Miralcamp. Más adelante, en 1440, encontramos un testimonio de emancipación, y un traslado del testamento de Felip Galcerán de Castro en el 1452, autorizados por Jeronimo Soltville ante Pere Morell, notario. La operación se hace en el Castillo de Miralcamp. En 1464 encontramos el testamento de Magdalena d'Anglesola donde figura Guillermo de Arregi, rector y notario de la iglesia de Sant Miquel del castillo de Miralcamp. En dicha notaría se hacían otros documentos, como ventas, capítulos matrimoniales, inventarios, etc., No solamente de Miralcamp, sino de las villas más cercanas, como Torregrossa, Mollerussa, Arbeca, Juneda y otras. La existencia de una notaría en Miralcamp deja patente de la importancia que en la época medieval tomó la villa, señorío y castillo de Miralcamp, donde cualquiera que quisiera podía realizar un documento sin tener que recurrir a las notarías de Lleida, Tàrrega o Cervera.

1 · 2 ...   »
Buscador

Ayuntamiento
Todas las administraciones

Destacados

Mapa Web